colegio agropecuario contaminado
¿Sabías que Pluspetrol construyó este colegio sobre un lugar contaminado en la comunidad Nuevo Andoas?
27 marzo, 2017

PUINAMUDT, 27/03/2017.- La antropóloga y especialista en historia de la Amazonía y salud intercultural, Frederica Barclay, desvela en un reciente documento cómo Pluspetrol Norte aprovechó durante su periodo de operaciones (2200-2015) distintos mecanismo para no hacerse responsable de la contaminación petrolera en el Lote 1AB (hoy 192). Descarga el documento en PDF: Pluspetrol: El alma de …

PUINAMUDT, 27/03/2017.- La antropóloga y especialista en historia de la Amazonía y salud intercultural, Frederica Barclay, desvela en un reciente documento cómo Pluspetrol Norte aprovechó durante su periodo de operaciones (2200-2015) distintos mecanismo para no hacerse responsable de la contaminación petrolera en el Lote 1AB (hoy 192).

Descarga el documento en PDF: Pluspetrol: El alma de Camisea y el Tunchi de los lotes 192 y 8 en Loreto

Barclay abunda en detalles que muestran la mala fe e irresponsabilidad ambiental de la petrolera, en un acto que deliberadamente atenta contra la salud de los niños y niñas de la comunidad Nuevo Andoas, en la cuenca del Pastaza.

Entre los años 2012 y 2013, Pluspetrol construyó una colegio agropecuario bajo el mecanismo de “Obras por impuesto”, un mecanismo de inversión utilizado por empresas que tiene por objetivo reorientar sus contribuciones tributarias a fin de invertirlas en proyectos de infraestructura y desarrollo.

Lo que despierta indignación es que el colegio agropecuario se ubica “a menos de 200 metros de un sitio contaminado”. Esto no es una infeliz coincidencia. Como demuestra Barclay, al momento de la obra la empresa era plenamente consciente de este hecho; así lo indica el informe final de la consultora CH2M HILL (abril, 2015).

La consultora precisa que los agentes contaminantes hallados serían ”HTP (Hidrocarburos Totales de Petróleo), BTEX (Benceno, Tolueno, Etilbenceno y Xilenos) y HAPs (Hidrocarburos Aromáticos Polinucleares”; componentes que en la salud humana tienen terribles consecuencias.

Como señala la especialista, esta es “una forma extremadamente perversa”, mediante la cual pretende eludir “sus responsabilidades de contaminación ambiental y remediación pendientes. Resalta además la incapacidad del Estado para advertir este hecho, así como una escasa reacción frente al mismo.

Por el contrario, aunque suene inverosimil, en diciembre de 2014 la agencia nacional de promoción de inversión pública ProInversión premio a Pluspetrol Norte por esa obra, valorada en millón y medio de soles.

Cuenca del Pastaza. Restos de lo que fue la gran laguna Ushpayacu. Para remediar la contaminación en el lago, Pluspetrol realiza un trabajo de remoción de tierras.¿Efectivo? ¿Soluciona el problema? Fotografía de 2007.

Cuenca del Pastaza. Restos de lo que fue la gran laguna Ushpayacu. Para remediar la contaminación en el lago, Pluspetrol realiza un trabajo de remoción de tierras.¿Efectivo? ¿Soluciona el problema? Fotografía de 2007.

“¿Se puede aceptar que una empresa descuente sus obligaciones tributarias a cambio de la construcción o mejoramiento de un colegio en una comunidad a sabiendas de que algunos focos de contaminación se encontraban a menos de 200 metros de la zona donde estudian niños?”, pregunta la antropóloga.

El documento surge en el marco de una nueva campaña de publicidad corporativa que Pluspetrol difunde en redes sociales y televisión de señal abierta. No es la primera ve que sucede esto. Durante varios meses en 2015, cuando concluía el contrato de Pluspetrol en el lote 1AB, la petrolera desplegó una millonaria campaña de publicidad como estrategia para “blanquear” el rostro.

plus tunchi

Compartir