noticiagestion
Convocatoria a licitación de Lote 192 sería próxima semana y gobierno de Ollanta Humala no hace nada por atender emergencia ambiental y social en territorios indígenas
7 enero, 2015

PUINAMUDT, 7/1/2015.- Los primeros días del año han puesto de inmediato en agenda nacional la situación de preocupación, alerta e incertidumbre del actual lote petróleo 1AB, ubicado sobre territorios indígenas en Loreto. Las noticias primero vincularon al lote con una supuesta prórroga de contrato que favorecería a Pluspetrol, actual operadora con compromisos de actividad hasta …

PUINAMUDT, 7/1/2015.- Los primeros días del año han puesto de inmediato en agenda nacional la situación de preocupación, alerta e incertidumbre del actual lote petróleo 1AB, ubicado sobre territorios indígenas en Loreto.

Las noticias primero vincularon al lote con una supuesta prórroga de contrato que favorecería a Pluspetrol, actual operadora con compromisos de actividad hasta agosto de 2015. Luego se incluyó el lote en un contexto de pozos “antieconómicos” y de “baja rentabilidad”, debido a la actual caída de los precios del petróleo (casi 50% en comparación a junio de 2014). Finalmente, en un extenso artículo de un periódico empresarial, se anuncia que la convocatoria a la licitación del lote 192 (ex 1AB) no pasaría del 15 de enero.

Como ha sido denunciado durante años por las federaciones indígenas, el lote 1AB se encuentra  en grave crisis ambiental y social. Un largo proceso de diálogo y luchas de las federaciones FEDIQUEP, FECONACO, FECONAT y ACODECOSPAT ha generado que el Estado peruano reconozca esta situación identificando altos índices de contaminación por hidrocarburos y metales pesados; además, el propio Ministerio del Ambiente ha declarado en Emergencia Ambiental y Sanitaria las cuencas del Pastaza, Corrientes, Tigre y Marañón.

Sin embargo, antes de cualquier proceso de licitación de lote 192, las federaciones indígenas de las 4 cuencas han exigido que se respeten sus derechos y que el Estado garantice la atención a demandas mínimas de atención, como son la remediación ambiental de sus territorios, la titulación de sus comunidades, la compensación por el uso de sus tierras, entre otros.

Actualmente, el gobierno de Ollanta Humala ha eludido tomar decisiones concretas frente a la crisis ambiental y social en las cuatro cuencas. No existe presupuesto definido para la atención de una agenda real para la solución de problemas, ni tampoco voluntad política de enfrentar integralmente la problemática.

Además, el pasado diciembre el Estado pospuso indefinidamente y de manera unilateral una reunión entre la Presidenta del Consejo de Ministros Ana Jara, y los apus de las comunidades  de las 4 cuencas.

El ambiente del diálogo hoy no es el mejor entre el Estado y las federaciones: Entre los anuncios de convocatoria a licitación del lote 192 desde Perupetro y otros sectores, y el ninguneo que impone el Poder Ejecutivo a las exigencias de las federaciones y comunidades indígenas, se ha generado un riesgoso escenario de conflicto.

Los incumplimientos del Estado hacia las comunidades indígenas son producto de las políticas del gobierno de Ollanta Humala, que priorizan la extracción de recursos naturales y la debilidad institucional en materia ambiental y de derechos indígenas.

Las indecisiones o decisiones que el Estado ha tomado en el marco de la problemática de las 4 cuencas en Loreto prolongan un problema histórico de contaminación petrolera e impunidad ambiental en el Lote 1AB y 8, donde se pone al borde la muerte a los hombres, mujeres y niños de las comunidades de las cuencas del Pastaza, Corrientes, Tigre y Marañón.

Compartir