Pluspetrol debe concluir su contrato en el Lote 8 hasta 2024: No puede disolverse para evadir sus responsabilidades ambientales

En abril de este año se admitió la medida cautelar interpuesta por Perupetro para que Pluspetrol finalice su contrato y se haga cargo de los impactos de sus operaciones. Las organizaciones de las comunidades indígenas afectadas por el lote 8 esperan la ratificación del fallo judicial.

PUINAMUDT 17/12/21.- El 5 de abril de este año, la agencia Perupetro solicitó una medida cautelar contra Pluspetrol y sus socios en el contrato de licencia del lote 8 con la intención de mantener la vigencia del mismo con todas sus implicaciones contractuales, económicas y socioambientales. La medida cautelar se interpuso luego de que la empresa anunciará su disolución por un presunto quiebre financiero.

Las motivaciones de  la decisión de Pluspetrol son sumamente graves y oportunistas. Al liquidarse como empresa, Pluspetrol forzaba inevitablemente la resolución del contrato de manera unilateral y anticipada en diciembre del 2020, cuando finaliza aún en 2024. Incluso, desde febrero de 2021, Pluspetrol se encuentra en un proceso de abandono del lote 8, paralizando la extracción de petróleo y pretendiendo huir además de sus responsabilidades ante el impacto que genera en las comunidades indígenas y sus territorios. 

Sin duda las acciones de Pluspetrol tenían un carácter revanchista. Sus argumentos se basaban en una supuesta acción arbitraria e ilegal del OEFA, entidad que le había impuesto una serie de multas y medidas correctivas por sus reiterados incumplimientos de estándares ambientales. De este modo, la empresa acusaba a Perupetro de poner en riesgo sus inversiones al dar un contexto «negativo» para promoverlas. 

Sin embargo, el 11° Juzgado Civil y Comercial de la Corte Superior de Justicia de Lima  con resolución 01 de fecha 26 de abril del 2021, declaró fundada la medida interpuesta por Perupetro, donde se ordena a la empresa holandesa Pluspetrol a abstenerse de la entrega de los activos del Lote 8 y suspender su procedimiento de liquidación.

En principio, este nuevo escenario es favorable para las comunidades indígenas de la zona. Pluspetrol tiene un largo historial de violación a sus derechos colectivos, además de delitos ambientales que han afectado profundamente sus territorios ancestrales, su salud y su cultura. 

De hecho, hasta la fecha, Pluspetrol aún no cuenta con un Plan de Abandono del Lote 8. El Plan de Abandono es un instrumento ambiental que gestiona la salida adecuada de una empresa petrolera de un área de actividad, lo que supone tomar medidas que permitan abandonar la zona dejándola tal cual se encontraba antes de los impactos. Sobre esto, Pluspetrol tiene un pésimo antecedente: en el lote 192, operado por Pluspetrol del 2000 al 2015, la empresa se retiró sin aplicar un Plan de Abandono y lo que ha presentado tardíamente ha sido desaprobado por el Estado tres veces seguidas por no hacerse cargo de toda su responsabilidad.

En el reciente informe “La sombra del petróleo” se evidencia que Pluspetrol es responsable de al menos 2000 sitios contaminados por sus actividades en los lotes 192 y 8. Cabe recordar que Pluspetrol es también la empresa con más sanciones por delitos ambientales en el Perú. 

No obstante, pese al fallo favorable del juez sobre la medida cautelar, la decisión final sobre la liquidación de la empresa está pendiente. Perupetro y Pluspetrol se encuentran en un proceso judicial arbitral constituido para resolver los conflictos entre las partes. Las organizaciones de las comunidades indígenas afectadas por el lote 8 están a la espera que se ratifique y confirme la decisión del juzgado por ser una resolución que garantiza y protege la seguridad jurídica de nuestro país.