Comunidad Antioquía del alto río Corrientes denuncia derrames de petróleo y malos trabajos de remediación de la empresa Frontera Energy

Solicita presencia de autoridades ambientales en próximas reuniones. Derrames de hace tres años continúan afectando animales y fuentes de agua de la comunidad.

PUINAMUDT, 30/05/2019.- La comunidad achuar Antioquía, de la parte alta del río Corrientes, denuncia que en su territorio comunal existen dos derrames de la empresa Frontera Energy que contaminan zonas de pesca y caza de la población, al interior del Lote 192.

Tomás Hualinga, apu de Antioquía, indica que uno de los derrames data del año 2016, y afectó la quebrada Pumayacu y la laguna Hugococha, importantes reservas de alimento donde había venados, sachavacas, fasacos, tucunarés, entre otros animales. Si bien la empresa ejecutó su usual plan de contingencia para atender el derrame, este, nuevamente, no ha servido.

“Frontera dice que ha remediado todo, no hay contaminación, dice; pero venimos a mirar acá y no es cierto lo que dicen. Hace poco he conversado con la empresa y dije que íbamos a entrar a mirar. Me han aceptado una reunión y queremos que vaya OEFA”, señala el apu que junto al monitor ambiental recorrieron casi cinco kilómetros a lo largo de Pumayacu. Indistintamente, sea cual fuere el punto, cada vez que se removía el fondo de la quebrada surgía petróleo.

Monitor ambiental de Antioquía, Watman Hualinga, muestra los sitios impactados mal remediados por Frontera Energy

La contingencia aplicada por Frontera Energy no solo fue insuficiente para limpiar el petróleo. Además ha generado un área de casi una hectárea de deforestación que permanece sin atender. “Había tornillo, lupuna, cedro, huasaí, aguaje; buenas maderas, por eso pedimos que la empresa remedie y reforeste”.

Además de los problemas generados por el derrame de 2019, la comunidad identificó hace poco un nuevo derrame en la misma zona del Lote 192, conocida como Jibaro Isla. “La comunidad ha encontrado esto el 19 de mayo. En ese momento Frontera me dijo que esto es para cuatro días de trabajo, no hay mucha contaminación”, cuenta el apu Tomás.

La autoridad comunal y su monitor ambiental llegaron a la zona el pasado 25 de mayo y aún había mucho trabajo por hacer. El derrame ocurrió sobre una pendiente que se precipita varios metros hasta llegar a una quebrada. La tierra arcillosa cavada presenta evidencias de haberse mezclado con petróleo, además la quebrada sigue bañada de crudo.

La escena preocupa. Se aprecian peces pequeños, así como excremento y huellas de sachavaca. La vegetación de la zona aún muestra crudo fresco en hojas y tallos a más de un metro de altura de la orilla. Y la preocupación de los representantes de Antioquía es mayor cuando ven recursos precarios para contener el crudo, como un inútil tramado de hojas de palmeras para evitar que el crudo siga el cauce de la quebrada.

“Voy a fiscalizar con mi mismo monitor para que remedien bien. Hasta último le voy a seguir a Frontera que le remedien”, dice el apu, pero agrega: “Esto no es Oxy o Pluspetrol, es reciente, está todo contaminado. ¿Cómo vamos a vivir así? ¿Cómo estamos nosotros, nuestros cuerpos? ¿Si damos examen salud, cómo estaríamos? Estaríamos como ese árbol contaminado seguro”.