apus en lima
Representantes de comunidades del Lote 192 en Lima: “Llevamos 36 días en una movilización pacífica sin que el gobierno atienda nuestras demandas”
24 octubre, 2017

Indígenas señalan poca voluntad del Estado para mantener diálogo y llegar a consensos, luego de visita del ejecutivo a Andoas el 28 de setiembre. Reiteran su disposición al diálogo y afirman que su medida de lucha es legítima y busca dar solución a temas urgentes de contaminación, remediación y garantía de derechos para la concesión …

  • Indígenas señalan poca voluntad del Estado para mantener diálogo y llegar a consensos, luego de visita del ejecutivo a Andoas el 28 de setiembre.
  • Reiteran su disposición al diálogo y afirman que su medida de lucha es legítima y busca dar solución a temas urgentes de contaminación, remediación y garantía de derechos para la concesión del lote por los siguientes 30 años.
  • El día de martes 10 la delegación de las comunidades se reunirán con la Ministra de Energía y Minas.

PUINAMUDT, 24/10/2017.- Tras 36 días de movilización pacífica, representantes de las federaciones indígenas FEDIQUEP, del pueblo quechua, FECONACOR, del pueblo achuar, y OPIKAFPE del pueblo kichwa, llegaron a Lima para solicitar reunión con una comisión de alto nivel que atienda sus demandas.

“Durante años han saqueado, dañado y contaminado, eso estamos reclamando al Estado para que nos responda y considere nuestro derecho que reclamamos como pueblos originarios”, señaló el apu Aurelio Chino, representante del pueblo quechua del Pastaza, respecto de la demanda de Consulta Previa que ha paralizado el lote petrolero.

Sin embargo, también señalan que el escenario ha cambiado. Días atrás, se conoció el fin de negociaciones entre Petroperú y Frontera Energy, quienes negociaban una reunión comercial para suscribir el contrato por 30 años de operación del lote. En este nuevo contexto, los apus y madres indígenas exigen un compromiso firmado del gobierno que garantice el respeto a la Consulta Previa y tener incidencia en el nuevo contrato; además exigen el cumplimiento de actas y compromisos asumidos por el Estado peruano desde 2015.

“El Estado no quiere asumir responsabilidades después de destruir nuestro territorio. Esa es la razón por lo que nosotros decidimos hacer una MINGA donde todos compartimos ideas, evaluamos nuestra situación y la compartimos con el Estado para juntos llegar a una solución”, expresa el apu Anselmo Pizango, representante de la comunidad quechua de Pañayacu. La minga es un forma de trabajo colectivo indígena en las comunidades; es de esta forma como las comunidades sienten su movilización pacífica.

Preocupación por falta de remediación ambiental en el Lote 192

La remediación ambiental es otra de las grandes preocupaciones de las comunidades del Lote 192. “Queremos que se cumpla el Plan de Abandono” remarcó el apu Anselmo Pizango. La zona del lote ha heredado en 47 años de operaciones cerca de 2 mil pasivos ambientales y más de 90 sitios contaminados de acuerdo a las autoridades ambientales de Perú.

En efecto, en el lote hasta ahora no se ha implementado ningún Plan de Abandono, mecanismo que debió realizar la anterior operadora, Pluspetrol, antes del cese de sus actividades para garantizar la remediación integral de los sitios dañados. Al respecto, el gobierno se comprometió a modificar la ley de hidrocarburos para que permita que el Estado sea quien diseñe e implemente un plan de abandono en caso de incumplimiento de parte de las empresas, para así atender la emergencia ambiental en la que se encuentra el lote.

“Vengo a exigir que la empresa y el Estado hablen con nosotros, porque nuestros ríos y territorios están contaminados. Nuestros pescados ahora están duros, y nuestros hijos enferman por comer y tomar de esa agua”, dijo Adolfina García, madre de la comunidad achuar José Olaya. “Nuestra exigencia es que parchen los tubos que están corroídos, que los reparen para que no haya más contaminación”, agregó.

Diálogo y falsas acusaciones

En una reunión que sostuvieron comunidades y gobierno en Nuevo Andoas el 28 de setiembre, el ejecutivo se comprometió a trabajar con las comunidades, sus representantes y su equipo técnico en un plan de desarrollo y la elaboración de consideraciones para el futuro contrato. Sin embargo, las comunidades recibieron el pasado 17 de octubre un oficio de respuesta de parte del Viceministerio de Gobernanza Territorial en donde estos compromisos no figuran, donde además se criminaliza la medida pacífica que han emprendido.

“Nosotros hemos venido porque confiamos en el diálogo. Si fuéramos criminales tendríamos miedo de venir a hablar. Nos acusan de ser violentos, de retener personas, pero en ningún momento hemos bloqueado la vía fluvial para que las personas puedan”, cuenta Teddy Maca, apu de Nuevo Andoas. “Violentos son los que viven acá, porque cada rato se matan; en cambio nosotros no nos matamos; vivimos pacíficamente, no nos matamos entre nosotros”, termina.

Para el día martes 24 de octubre, el Ministerio de Energía y Minas ha convocado a la delegación de las comunidades a una reunión en horas de la tarde. Los apus y madres indígenas esperan la asistencia de la ministra del sector, Cayetana Aljovín.

 

Compartir