Foto de la zona de Bartra, una de las zonas petroleras más contaminadas.
Pluspetrol no irá a la COP20. Una empresa impresentable en la COP20 ¿y el Estado peruano?
26 noviembre, 2014

Autora desmenuza informe del OEFA, emitido el 20 de octubre último, que demuestra una vez más que a la empresa de capitales argentinos “no le entran balas”. Por Frederica Barclay*, Publicado en Servindi 26 de noviembre, 2014.- Cuando yo era niña, al armar el nacimiento existía la tradición de que en contraste con el resto …

Espacio vacío de la laguna Shanshococha, desaparecida por Pluspetrol en octubre de 2012.

Espacio vacío de la laguna Shanshococha, desaparecida por Pluspetrol en octubre de 2012.

Autora desmenuza informe del OEFA, emitido el 20 de octubre último, que demuestra una vez más que a la empresa de capitales argentinos “no le entran balas”.

Por Frederica Barclay*, Publicado en Servindi

26 de noviembre, 2014.- Cuando yo era niña, al armar el nacimiento existía la tradición de que en contraste con el resto de las criaturas los chanchos nunca iban hacia el pesebre; se alejaban de éste así como de los pastores y sus ovejas. Pasa lo mismo con la empresa argentina Pluspetrol en vísperas de concluir su contrato de explotación del lote 1AB.

Se da el lujo de continuar incumpliendo las obligaciones contraídas con el Estado peruano, por laxas y benéficas que estas sean en su caso. Así y todo pretendería postular a una licitación del lote ampliado denominado 192. Y el anfitrión de la COP, bien gracias.

Fuerte jalón de orejas de OEFA por graves y continuos incumplimientos en el lote 1AB

Un reciente informe del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), emitido el 20 de octubre del 2014, del que se conoce solo el Resumen Ejecutivo (Informe Nº 411-214-OEFA/DH-HID), deja ver que a la empresa no le entran balas. De paso, cabe resaltar que desde el paquetazo de julio de este año el gobierno ha puesto la puntería en el sector ambiental del que OEFA forma parte, recortando sus atribuciones.

Numerosas son las observaciones resultantes de la supervisión regular del 2014, muchas de las cuales no son sino una reiteración de incumplimientos con las normas y los instrumentos ambientales que se le aplican. Veamos una muestra de las observaciones en este informe:

1. Ausencia o falla de impermeabilización. En 17 de los 48 tanques de almacenamiento de hidrocarburos supervisados la impermeabilización era inadecuada o estaba ausente. La adecuada impermeabilización de los tanques, indica OEFA, es necesaria para evitar la contaminación del suelo, aguas superficiales y aguas subterráneas.

Igualmente, 2 de los 7 tratadores de crudo (léase petróleo) no están ubicados en una losa de concreto impermeabilizada, por lo que de derramarse podría impactar al suelo.

2. Inadecuada contención en las plataformas de pozos. En al menos 3 pozos la ausencia del sardinel mandatorio no existe con lo que en caso de presentarse precipitaciones pluviales intensas (algo regular en la región) podría originarse un derrame de los hidrocarburos por rebose, con afectación a los suelos, flora, fauna y curos de agua adyacentes.

3. Quema de gas irregular. En al menos tres chimeneas se halló que la quema de gas se realiza bajo condiciones no controladas con emisiones de monóxido de carbono no autorizadas que causan daño al ambiente.

informe OEFA

4. Efluentes vertidos directamente al ambiente. Aunque existen normas y estándares de qué puede ser vertido al ambiente y qué no, OEFA encontró al menos un vertimiento de aguas industriales al ambiente sin autorización y sin un análisis previo para determinar si superan los límites máximos permitidos.

Igualmente, se halló al menos 6 vertimientos al ambiente de aguas residuales domésticas (léase desagües) sin tratamiento previo adecuado.

5. Peligrosa disposición de sustancias químicas. En 7 baterías las sustancias químicas, altamente contaminantes no disponen de un sistema de doble contención, y en 2 baterías las sustancias químicas están almacenadas a la intemperie y sobre el suelo.

Por otro lado, OEFA señala que en las supervisiones al lote 1AB han apreciado de manera constante una inadecuada disposición de residuos peligrosos, a la intemperie, dando lugar al hallazgo de desechos impregnados en petróleo como trapos, cilindros y baldes, baterías usadas, etc. en terrenos donde es inevitable que la fauna se contamine.

6. Suelos impactados por hidrocarburos. Como otras veces, se halló áreas con suelos impactados por hidrocarburos originados en derrames, fugas y filtraciones de petróleo crudo desde tanques de almacenamiento, sumideros, tuberías y otros. Como indica OEFA el suelo contaminado no solo puede afectar a la napa freática sino depositarse por efecto del viento en la flora, impidiendo el proceso de fotosíntesis y ocasionando “la muerte de las plantas”.

Estos sitios están entre los centenares que deben ser adecuadamente remediados y rehabilitados, como dice OEFA, “teniendo en cuenta la magnitud de los impactos, el daño ambiental generados y el riesgo que representan”.

7. Omisión de información sensible. La empresa no ha cumplido con hacer una declaración actualizada de 19 instalaciones inoperativas adicionales (tanques, pozas, cisternas, pozos, ductos, etc.).

8. Aguas superficiales impactadas por encima de los estándares de calidad ambiental y límites máximos permisibles. Los monitoreos de agua subterránea realizados en distintos yacimientos del lote 1AB sobrepasan los niveles de calidad de agua que se toma como referencia.

9. Falta de monitoreo de componentes ambientales en el contexto de la reinyección. Se halló que desde el 2013 la empresa no ha monitoreado las llamadas aguas de producción antes de ser reinyectadas a pesar de tratarse de un compromiso establecido en el PMA del Proyecto de Reinyección de Aguas de producción desde el 2007. Tampoco se ha monitoreado las aguas subterráneas para asegurar el adecuado funcionamiento de los pozos inyectores.

Imagen de la quema de gases realizada en la base petrolera de Pluspetrol, enl lote 1AB. Foto de setiembre de 2014.

Imagen de la quema de gases realizada en la base petrolera de Pluspetrol, enl lote 1AB. Foto de setiembre de 2014.

Cabe señalar que esta falta de monitoreo no es cualquier cosa ya que los pozos del lote producen en promedio 620,842 barriles diarios de agua de producción, compuesta por agua con un alto grado de salinidad (hasta 8 veces más salada que la del mar) a altísimas temperaturas y otros componentes empleados en la perforación, como bario. La empresa se vio obligada a asumir la reinyección de las aguas de producción en el lote después de la firma del Acta de Dorissa en el 2006.

Verificación de incumplimientos previos

En la supervisión regular OEFA también se propuso verificar el cumplimiento de algunas de las medidas correctivas anteriormente ordenadas por la autoridad. Así, al verificar si la empresa había cumplido con rectificar la remediación en dos sitios donde se había hallado altos niveles de contaminación en el 2012, halló que nada se había hecho para no exceder el ya muy laxo estándar de 300,000mg/Kg. Estos dos sitios hacen parte de un total de 9 donde la empresa no ha cumplido con remediar problemas pendientes desde el 2009, al cierre del Plan Ambiental Complementario (PAC), establecido a su vez para remediar las áreas no remediadas que habían estado consideradas en el Plan de Adecuación y Manejo Ambiental (PAMA) del 1996… Los otros 7 lugares están igualmente pendientes de remediación.

El mismo hallazgo se hizo en relación con la laguna Shanshococha donde Pluspetrol había sido encontrada responsable de haber causado su pérdida irreparable. Durante la supervisión de marzo del 2014, OEFA encontró que no se había dado cumplimiento a la medida correctiva concluyendo que “persiste el impacto al componente hídrico, la fauna desapareció en su totalidad y el componente suelo todavía está impactado con hidrocarburos, pues se ha evidenciado la existencia de suelos contaminados en las orillas de la laguna, así como la presencia de iridiscencias que fluyen por un canal ubicado al noroeste con dirección al río Capahuari”.

En ambos casos la empresa pretende impugnar o postergar la medida y en otros casos se niega a pagar las abultadas multas a la que se ha hecho acreedora, mientras ha respondido a las sanciones impuestas por el incumplimiento del PAC del Lote 8 judicializándolo para no ejecutarlo y absolverse de responsabilidades. Una jugada perversa que pinta bien a la empresa.

Nada de estos hallazgos es nuevo para las comunidades Quechua del Pastaza, Quichua del Tigre y Achuar afectadas en su salud y en cuyos territorios se encuentra el lote 1AB donde aguas, suelos y animales están extensivamente contaminados. Sus monitores ambientales constatan regularmente no solo esos incumplimientos sino la existencia de numerosos otros sitios impactados no reconocidos aún en los instrumentos oficiales. Lo mismo ocurre en los territorios Kukama-Kukamiria y Urarina impactados por el lote 8.

Muestras de contaminación en suelo durante las investigaciones públicas ambientales, en octubre de 2012. Aquella vez los monitores ambientales indígenas guiaron a las autoridades nacionales a los puntos contaminados.

Muestras de contaminación en suelo durante las investigaciones públicas ambientales, en octubre de 2012. Aquella vez los monitores ambientales indígenas guiaron a las autoridades nacionales a los puntos contaminados.

Una empresa impresentable en la COP20 ¿y el Estado peruano?

Estas irregularidades de la actividad petrolera en las cuencas del Pastaza, Corrientes, Tigre y Marañón –acumuladas a lo largo de 43 años y nuevamente constatadas por OEFA– y la grave situación social y ambiental son las que condujeron a las declaratorias de emergencia ambiental de estas cuencas y el establecimiento de mesas de diálogo para llegar a compromisos de inversión social y remediación ambiental en vísperas del término del contrato del lote 1AB.

Las federaciones de las 4 cuencas han planteado un conjunto de condiciones para la realización de la consulta previa y la licitación del lote ampliado denominado 192, las mismas que fueron aceptadas por el gobierno peruano e incluidas en actas oficiales. Su cumplimiento solo requiere de la voluntad política gubernamental.

Pero a 9 meses del término del contrato y en vísperas de la COP20 hay indicios de nuevos intentos de salto a la garrocha de la normativa y acuerdos con la población. Por lo pronto Perupetro ha propuesto no esperar a realizar la consulta para iniciar el proceso de licitación con el eufemismo (¿?) de que correrían en paralelo. A su vez, la Viceministra de Interculturalidad ha deslizado la idea de que una consulta previa no sería necesaria en este caso (¿?). La empresa por su parte, sintiéndose ganadora de una próxima licitación no se ha dado el trabajo de presentar un Plan de Abandono como si supiera que no abandonará nada, sino a la gente a su suerte. Perupetro, a su vez, ha ofrecido como el lobo a la caperucita que si se firma un nuevo contrato recién se dispondrá de un dinero para llevar adelante la remediación y la importante agenda pendiente. Entre tanto también ya el público se viene acostumbrando a las noticias de roturas en el oleoducto de Petroperú aquejado por la falta de mantenimiento.

Dice el gobierno peruano que la COP será una vitrina para la futura inversión en el Perú. Pero el lote 1AB (y eventualmente el 192) más que vitrina está siendo convertido en cloaca que no puede sino atraer a los animales que se alejan del pesebre.

 

__

* Frederica Barclay es antropóloga y doctora en Historia por la Universidad de Barcelona. Investigadora del Centro de Estudios Teológicos de la Amazonía en las líneas de trabajo: Amazonía, Historia regional, Elites locales, Colonización. Es autora y co-editora de numerosas publicaciones como Guía etnográfica de la alta amazonía, Pueblos en situación de extrema vulnerabilidad. El caso de los Nanti de la Reserva Territorial Kugapakori Nahua, Camisea, La frontera domesticada. Historia económica y social de Loreto, 1851-2000, Órdenes y desórdenes en la selva central. Historia y economía de un espacio regional amazónico, entre otros.

Compartir