pedro_delgado_7
No perdamos la huella de nuestro hermano Pedro García Hierro. Un imprescindible de nuestra lucha.
15 julio, 2015

Las federaciones indígenas FEDIQUEP, FECONACO y ACODECOSPAT, sus comunidades y equipo de asesores, expresan su profundo pesar por el fallecimiento de nuestro hermano Pedro García Hierro “Perico”, quien hizo de su invalorable vida una reunión fraterna y comprometida con los pueblos indígena amazónicos, un ejemplo de integridad, respeto, persistencia inagotable y tantas otras cualidades que …

logos federaciones

Las federaciones indígenas FEDIQUEP, FECONACO y ACODECOSPAT, sus comunidades y equipo de asesores, expresan su profundo pesar por el fallecimiento de nuestro hermano Pedro García Hierro “Perico”, quien hizo de su invalorable vida una reunión fraterna y comprometida con los pueblos indígena amazónicos, un ejemplo de integridad, respeto, persistencia inagotable y tantas otras cualidades que se aprecian en personas imprescindibles como él.

Este mensaje es un agradecimiento a Perico, a la fuerza, corazón y pensamiento que nos entregó, a la visión profunda de la cual fue parte y a los sueños que junto a nosotros soñó y vivió. Este mensaje además quiere ser un reconocimiento más, un reconocimiento en gran asamblea, a su labor como jurista, escritor, pensador, guerrero, abre caminos, y como articulador y promotor de un sinnúmero de esfuerzos por conquistar Buen Vivir, un hombre que fue puente fraterno entre lo mejor de la cultura occidental y la vida plena en nuestras comunidades amazónicas.

Ofrecemos además un saludo especial a las personas que estuvieron junto a Pedro, a su señora esposa, que es una hermana nuestra del pueblo awajun, a su dedicada hermana y familiares que le asistieron, a sus amigos y amigas de principios inquebrantables, y al gran árbol de hermanos y hermanas indígenas que vemos en él un buen ejemplo. Un saludo y reconocimiento especial a Perú Equidad, institución donde Pedro se desempeñaba como director; los amigos y amigas de “Equidad” estuvieron con él en toda hora, con el corazón en la mano y con el mejor recuerdo cotidiano de un Perico divertido y comprometido, trabajador meticuloso y de rigor.

Un nuevo abrazo a Perico. Queda de nosotros no perder su huella. Cuando un luchador muere, nunca muere.

 

Iquitos, 15 de julio de 2015

Compartir