1
Medios informan de contaminación petrolera en el Marañón y lucha de los kukama
10 marzo, 2014

elpaismarañon

PUINAMUDT, 10/03/2014.- En una reciente publicación, el diario español El País informa sobre la situación crítica que viven las comunidades indígenas kukamas en la cuenca del Marañón, a causa de la contaminación originada por la actividad petrolera.

“Los pobladores de una selva contaminada exigen respuestas al Gobierno del Perú”, se titula la nota elaborada por la periodista peruana Jacqueline Fowks. “La etnia kukama es la más afectada por una operación petrolera en la Reserva Nacional Pacaya Samiria. Más de 80% del ducto del lote 8X está sumergido en agua o enterrado”, informa la nota.

“Las comunidades de las cuencas del Marañón y del Samiria exigen, igualmente, la declaración de emergencia social y ambiental. Piden que Pluspetrol [empresa operadora en la zona] suspenda el transporte de petróleo crudo hasta que reemplace la infraestructura deteriorada, sin embargo, no ha habido respuesta del Estado ni de la empresa”, señala El País. Acceda aquí a la nota completa.

En Perú, el diario La República de Perú también se encargó de informar sobre los acuerdos kukama frente a la contaminación.”Las conclusiones no han hecho sino confirmar el temor de los nativos: ninguna de las comunidades cuenta con agua apta para el consumo humano”, dice el informe.

Los kukama del Pacaya Samiria no pueden esperar más

La plataforma virtual de noticias La Mula, también informó de los recientes acontecimientos en territorio kukama. ”Tras conocer los resultados del estudio, el 20 de febrero el pueblo Kukama, asentado en la ribera del río Marañón y principales afectados por la contaminación, realizó una asamblea de comunidades”, informa el medio.

Por medio de un video que registra testimonios, opiniones y parte de la importante asamblea kukama, la periodista Dany Valdez  recoge la voz de los habitantes de las comunidades.

Otros medios como NoticiasSer, Servindi, Radio Ucamara e Indian Country, también han dado cobertura a las exigencias de los kukamas.

 

 

Compartir