venancio sandi
“La comunidad confía en mí y yo no quiero defraudar a mi comunidad”
9 diciembre, 2013

Entrevista con el coordinador indígena del Programa de Vigilancia Territorial y Monitoreo Ambiental de la FECONAT. PUINAMUDT, 09/12/2013.- La Emergencia Ambiental declarada en la parte alta de la cuenca del río Tigre, en Loreto, consecuencia de las actividades petroleras en el Lote 1AB, donde opera Pluspetrol, supone un hecho histórico en el país y en …

monitor feconat

Monitor en actividad.

Entrevista con el coordinador indígena del Programa de Vigilancia Territorial y Monitoreo Ambiental de la FECONAT.

PUINAMUDT, 09/12/2013.- La Emergencia Ambiental declarada en la parte alta de la cuenca del río Tigre, en Loreto, consecuencia de las actividades petroleras en el Lote 1AB, donde opera Pluspetrol, supone un hecho histórico en el país y en el territorio kichwa del Tigre. Todo el Lote 1AB, el cual se pretende licitar en los próximos meses, se encuentra en emergencia ambiental.

La Federación de Comunidades Nativas del Alto Tigre – FECONAT, ha tornado un escenario de olvido e invisibilidad pública a otro, donde los problemas ambientales y las afectaciones sociales pueden atenderse o ponerse sobre la mesa  durante el diálogo con el Estado. Parte de este logro de la federación del pueblo kichwa es gracias al trabajo de sus vigilantes ambientales.

Venancio Sandi es uno de ellos. Él tiene 38 años, es poblador de la comunidad Doce de Octubre y responsable de la coordinación del Programa de Vigilancia Territorial y Monitoreo Ambiental de la federación. Este programa tiene dos años y ya cuenta con 10 integrantes.

¿En qué consiste el programa de vigilancia territorial?

En cuidar el territorio y documentar todo tipo de acciones negativas que se presentan, tales como supervisar instalaciones petroleras, ver y documentar derrames, ver si hay empresas que ingresan sin autorización, etc. Todo eso documentamos para la federación.

Venancio, en un video del Ministerio del Ambiente.

Venancio, en un video del Ministerio del Ambiente.

¿Cuánto tiempo tienes tú como monitor?

Tengo cuatro años. Dos en el programa de monitoreo y, antes, dos de mi propia voluntad.

¿Cómo fueron los años antes del programa?

Tuve un curso en Iquitos, en la Feconat. Después empecé a trabajar sin credencial, nada. Más problemas me causaba la empresa, porque no me permitía ingresar a las instalaciones. En dos o tres oportunidades nos hemos enfrentado. Pero como yo tenía carácter, vocación y decisión, les explicaba.

¿Por qué es importante el programa de vigilancia para los kichwas?

Es muy importante porque facilita el trabajo. Es buena la estrategia de capacitar monitores. Un monitor es un técnico. Llevar a un ingeniero a ese punto  [lugar] es caro, costoso. Mejor preparar técnicos que viven allá [en la comunidad] y que documenten e informen directamente a la federación.

A  nivel personal. La gente me tiene credibilidad en los trabajos, o sea confianza. Ellos confían que [la empresa, otros] no me van a convencer fácil. Ellos dicen “no, yo también tengo mis monitores, ellos van a informar cualquier vulneración de derechos, derrame, etc.”.

Cuéntanos un buen recuerdo del trabajo en el programa.

El haberme capacitado. Cuando he venido al curso de Iquitos me dijeron “Guillermo estás invitado a Pucallpa, a una pasantía de incidencia política”. Yo me he dedicado a la enfermería técnica y he obviado lo que es derechos humanos, leyes. Ahora tengo un buen recuerdo de cuando me fui allá. En la última evaluación saqué 18.5; le presenté a mi pueblo y más confianza en mí han tenido. Me sentí orgulloso. En su momento me dijo un trabajador de Pluspetrol “qué pues sabes de derechos indígenas, cómo sabes, dónde está escrito eso”. Ahora ya no pueden decirme así.

OEFA realiza toma de muestra de suelos en cuenca del Tigre.

OEFA realiza toma de muestra de suelos en cuenca del Tigre.

¿Y el recuerdo más triste del trabajo?

A causa de ellos [las empresas petroleras] es que he perdido a mis hermanos, mi padre, [ellos] han muerto por la contaminación, porque la cocha [laguna] Montano recibía el derrame de petróleo. Mis hermanos, tíos, abuelos iban a recoger lindísimos pescados para comer, sin saber cómo o con qué veneno está muerto ese pescado. A la semana estaban con vómitos y diarrea, votando sangre.

¿Cuándo fue la primera vez que viste los derrames?

En 1999, en la quebrada Manchari, se morían cantidades de pescados porque [la petrolera] votaba las aguas saladas [de producción]. Los moradores han agarrado lindos boquichicos, sábalos, doncellas, para vender. Yo le dije a mi señora, “amor voy a comprar 5 kilos de palometa”, le dije “hágame un chilcano”. Terminando de desayunar a una media hora, estábamos con tremendo malestar estomacal, cólico. Fuimos a la posta, hemos pedido antiespasmódicos, nos hemos recuperado. Salí a preguntar cómo han agarrado a ese pescado; total, me dicen que le han agarrado de Manchari. Cómo no vamos a morirnos así, con ese mal.

Un mensaje a los jóvenes kichwas

Yo les diría que tengan esa bondad, que tengan eses entusiasmo, de preparase para sacar adelante a nuestro territorio, a nuestro estado también; porque nosotros somos estado, pero  olvidado. Cuando uno se prepara sí podemos hacernos reconocer quiénes somos.

 

Compartir